Las Yungas: El tesoro poco conocido del norte argentino

El norte argentino es reconocido en el mundo entero por su diversidad de paisajes, que a la vista de todo viajero puede resultar una obra de arte imposible de olvidar.

A través de la Ruta Nacional Nº 34 se accede a un tesoro de máxima pureza que ofrece la oportunidad de vivir lo auténticamente virgen y natural.

Las Yungas jujeñas, una selva que atrapa con sus contrastes y leyendas. En este sitio los visitantes se encontrarán con una amplia gama de microclimas y de variados y diferentes pisos de vegetación.

Biodiversidad que asombra

La selva de las Yungas es una ecorregión que abarca desde el departamento de Santa Cruz en Bolivia hasta la provincia de Catamarca en el norte de Argentina. Se caracteriza por ser una selva nublada, producto de la orografía de los Andes.

Algunas especies animales preservadas y en peligro de extinción, como el yaguareté, el huemul y el lobito de río, se mezclan entre la frondosa majestuosidad de la vegetación de las Yungas. Una gran variedad de especies arbóreas (cedro, tipa, cebil, palo amarillo, etc.) invitan al misterio y al asombro.

Junto a la selva misionera este es uno de los ambientes del país con mayor diversidad de flora y fauna. Una porción de este ecosistema en la provincia de Jujuy es el Parque Nacional Calilegua.

Los visitantes que recorran esta sorprendente selva podrán disfrutar al este de esta región, en los pueblos de Caimancito y Aguas Calientes, de las terapéuticas aguas termales que fluyen desde entrañas de la selva.

Lugares como el Abra de los Morteros, El Fuerte y Villamonte son ideales para realizar turismo aventura, trekking y cabalgatas por senderos en los que podrá apreciar una innumerable variedad de aves y sentir la sensación inolvidable de la aventura.

El recorrido hacia Las Yungas un imperdible de Jujuy

Después de atravesar el Parque Nacional Calilegua por la Ruta Provincial N° 83, se arriba a los pueblos de San Francisco, Pampichuela, Valle Grande, Valle Colorado y Santa Ana, que tienen un gran potencial turístico y que son dignos de ser visitados.

San Francisco, por ejemplo, es un poblado de no más de 200 familias y posee una singular belleza geográfica por su emplazamiento, a la que se accede por la ruta provincial Nº 83. Este pueblo forma parte del circuito turístico del Departamento Valle Grande que vincula la región de Yungas con la zona de la Quebrada de Humahuaca y representa un aporte de gran interés cultural para los visitantes, es en suma otro ejemplo más de la diversidad y riqueza con que cuenta Jujuy.

Enclavado en el medio de las montañas, San Francisco, es un destino ideal para quienes disfrutan del contacto con la naturaleza, el estilo de vida rural forma parte de uno de sus principales atractivos. Casi todo se cocina a leña, ya que no hay gas y es muy difícil conseguir gas envasado, entonces el aroma a campo y a humo se siente en cada calle y rincón.

Tags: