Flora, fauna y senderos del Parque Nacional Calilegua

Parque Nacional Calilegua

Calilegua es la muestra protegida más extensa de la Selva de las Yungas. En sus escabrosos dominios conviven 123 especies arbóreas (36,7 % del total argentino), 77 de helechos (22 %), 120 de mamíferos (casi 35 %), 280 de aves (28,4 %) y una infinidad de formas de vida menores.

Parque Nacional Calilegua, Jujuy

El inventario incluye árboles que superan los cuarenta metros –la altura de un edificio de trece pisos–, especies en peligro de extinción (taruca, yaguareté, águila poma, palo blanco, etc.), rarezas como la rana marsupial y el surucuá aurora -pariente del quetzal centroamericano-, magníficas orquídeas y la simpatía de ardillas rojas y monos capuchinos.

Las Sierras de Calilegua brotaron con la cordillera de los Andes unos veinte millones de años atrás. Ubicadas en la provincia argentina de Jujuy, las laderas han ganado así un intrincado tapiz de árboles, arbustos, lianas, enredaderas, bromelias y helechos.

Cómo llegar al Parque Nacional Calilegua

La ruta provincial 83, donde se encuentra el ingreso al parque, arranca de la ruta nacional 34 a unos 120 km de San Salvador de Jujuy, pocos metros después del puente sobre el río San Lorenzo.

Desde la vecina ciudad de Libertador General San Martín -a la que llegan ómnibus de todo el país- parte cada mañana (8.30 hs) un colectivo que atraviesa el parque rumbo a Valle Grande para regresar por la tarde (18.30 hs por Mesada de las Colmenas y 19.30 por Aguas Negras).

También se puede acceder en taxi o remise desde Libertador (10 km a la entrada del parque) y la capital jujeña, que está conectada diariamente con Buenos Aires y Córdoba por avión.

Senderos del Parque Nacional Calilegua

En Aguas Negras, a la entrada del parque, tres senderos pedestres invitan a explorar la espesura, descifrar rastros, admirar aves acuáticas y costear rumorosas aguas (10′ a 2 horas de marcha, dificultad baja a media).

A pocos kilómetros, cuesta arriba, parten recorridos de mayor diversidad ambiental y exigencia física: los senderos Tataupá, La Junta y El Tapir (4 a 5 hs, dificultad media a alta, sólo con guía habilitado).

Desde Mesada de las Colmenas, atalaya de gozosa oferta, se llega a la cascada que jalona la junta de los arroyos Negrito y Tres Cruces (3 hs, dificultad alta, sólo con guía habilitado).

Y la sinuosa ruta provincial 83, que atraviesa el área protegida rumbo a Valle Grande, permite pasar revista a los distintos pisos de la vegetación yungueña -desde la selva basal hasta el bosque montano- en automóvil, sobre una bicicleta todo terreno o a pie.

De paso, el visitante puede identificar árboles, aves y huellas con la ayuda de las miniguías que le entregarán al ingreso. También, si la suerte acompaña, toparse con lagartos overos, ardillas, corzuelas o zorros de monte.

Clima

En verano, época de lluvias, esta esponja selvática protege al suelo del martillar de las gotas y entrampa parte del agua caída.

Si bien el Parque Nacional Calilegua se encuentra abierto al público durante todo el año, no se recomienda la visitación durante la época de lluvias ya que trae aparejados cortes de ruta y caminos a nivel local y regional.

En el seco invierno ordeña la neblina originando las llamadas “precipitaciones horizontales” y va soltando el agua acumulada durante el estío.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

La ciudad de Mendoza recibe a los turistas con múltiples actividades en vacaciones

Hay talleres de arte, espectáculos, astronomía, aventura y circuitos guiados, entre otras, gratuitas o ...

Argentina: Puerto Pirámides colapsó por la cantidad de turistas

Más de 30 mil personas arribaron a esta localidad chubutense durante los primeros días ...