Animales de compañía: el 82% de las personas aseguró que vivir con uno de ellos les alegra la vida

Está confirmado científicamente que convivir con perros o gatos beneficia en muchos aspectos la vida de las personas, tanto físicos como mentales: mejora la salud, disminuye las enfermedades y el estrés, ayuda en las recuperaciones y hasta en la superación de pérdidas muy significativas.

Los animales de compañía y las personas establecen un vínculo afectivo muy cercano que los conecta y que favorece diferentes aspectos positivos de la relación.

Datos científicos determinan que, por ejemplo, la interacción con perros produce bienestar y mejora las condiciones de vida de las personas: mejora la salud, disminuye las enfermedades, ayuda en las recuperaciones y hasta en la superación de las pérdidas más significativas, haciendo a las personas más felices.

En este sentido, según un estudio, el 82% de los encuestados aseguró que vivir con un perro o con un gato les proporciona felicidad, y un 50% que les reduce el estrés.

A su vez, está comprobado que interactuar con perros genera un aumento de los niveles de la hormona oxitocina, generando ciertos beneficios físicos en las personas:

  • Mejora la atención social, el comportamiento, la interacción interpersonal y el estado de ánimo
  • Reduce los parámetros relacionados con el estrés, como el cortisol, la frecuencia cardiaca y la presión arterial
  • Disminuye del miedo y la ansiedad
  • Mejora la salud, especialmente la salud cardiovascular.

Además, el hecho de convivir con un animal de compañía, contribuye a hacer más ejercicio y a despejarse de ciertas preocupaciones cotidianas. Sin embargo, el hecho de incorporarlos a la vida familiar también implica asumir nuevas responsabilidades:

  • Todos los miembros de la familia tienen que estar de acuerdo, ya que serán responsables de todos los cuidados y atención que requiera
  • Tienen que asesorarse sobre las características de la especie: qué animal se adaptaría mejor a la dinámica familiar, un perro o un gato? Son especies diferentes, con distintas necesidades. Tener en cuenta la edad del animal, no es lo mismo un cachorro que un adulto, y en el caso de los perros, un perro de talla pequeña, mediana, o grande.
  • ¿Cuánto tiempo estarán fuera de la casa y cuánto tiempo podrán dedicarle?
  • ¿Tienen un espacio adecuado y seguro para ese animal?
  • ¿Cuentan con los recursos para brindarle una alimentación adecuada y todos los cuidados necesarios de salud?

“El cuidado y tiempo que podemos brindarle a nuestros animales de compañía es fundamental, y a su vez, será recompensado con la felicidad que estos nos generan a nosotros, un beneficio para nada menor, ya que la felicidad es una parte integral en el desarrollo y bienestar de todos los seres humanos”, finaliza Tamara Cursach, Jefe de Comunicación e Investigación de Vitalcan.

Tags:

Esto tambien te puede interesar