Atar cóndores sobre toros: la práctica tradicional que pone en mayor riesgo a la especie

condor

Esta ave emblemática supera los 7.000 individuos en los países sudamericanos en los que habita.

Con un plumaje en blanco y negro, el cóndor es considerado un Dios en la mitología andina. Era la representación del Hanan Pacha, que se traduce como el “mundo de arriba, del cielo y el futuro”.

Según el estudio Protegiendo el símbolo de los Andes: ejercicio de priorización a lo largo del rango de distribución del cóndor Andino, la población de esta ave bordeaba, en 2015, los 6.700 individuos adultos en toda su área de distribución: a lo largo de la Cordillera de los Andes, desde Venezuela hasta Argentina y Chile.

En este trabajo se logró establecer las prioridades geográficas para su distribución y conocer un poco más a esta especie que corre un peligro de extinción permanente.

¿Cuál es su futuro?

Los datos del estudio destacan que el cóndor andino habita un territorio que supera las 300 millones de hectáreas, desde Venezuela hasta el sur de Chile y Argentina.

Se elaboraron mapas gigantes donde colocaron la información sobre la ubicación de poblaciones de cóndores en cada país. Con este ejercicio lograron determinar 9.998 puntos de distribución del cóndor andino en todo el territorio sudamericano.

“Se hizo un gran esfuerzo para reunir durante cuatro días a conservacionistas de todo el continente y se compiló toda la información disponible, hasta ese momento, sobre el cóndor Andino. Logramos estimar el área de distribución histórica y actual de la especie, además que identificamos, por primera vez, 21 áreas prioritarias para la conservación de esta especie a lo largo de la Cordillera de los Andes”, cuenta Adrián Naveda-Rodríguez, biólogo y participante del estudio.

En el desarrollo también se dieron a conocer lo lugares donde posiblemente el cóndor ya está extinto considerando su rango histórico de distribución: dos polígonos en los Andes centrales de Colombia; uno en los Andes ecuatorianos; tres más en el norte de Perú; otro en la región de Sajama, en Bolivia, y dos más en el sureste de Argentina.

Los especialistas consideran que esta es una especie casi amenazada que quizás esté completamente extinta en Venezuela y resaltan la importancia de haber establecido los puntos geográficos para su adecuada conservación, ya que la población de cóndores está en declive.

Amenazas para el cóndor

El estudio resalta que la mayor amenaza para esta ave son las tradiciones que se siguen celebrando a pesar de que el mundo, hoy, es un escenario distinto. Una de estas costumbres es el Yawar Fiesta, en Perú, que consiste en colocar un cóndor sobre el lomo de un toro durante las corridas de estos animales. De acuerdo con una investigación de la organización Piana, un total de 40 individuos de cóndor fueron parte de 27 celebraciones entre los años 2000 y 2015.

Otro peligro para la conservación de esta especie es el envenenamiento ya sea accidental o directo. El estudio explica que, en su lucha contra los depredadores, los ganaderos de la zona dejan carroña con veneno para exterminar a las aves carroñeras. En esta matanza entran indirectamente los cóndores.

La intoxicación con plomo también está en la lista de riesgos. En el Parque Nacional Quebrada del Condorito, en Argentina, se encontraron dos cadáveres de cóndor con un alto nivel de plomo en los huesos. Los investigadores explican que esto se debe a la caza ilegal de otras aves con este tipo de balas. Al alimentarse de los cadáveres, el ave emblemática absorbe este metal pesado.

Al hacer recorridos que cruzan fronteras, el cóndor también se ve amenazado por el choque con cables eléctricos que se extienden en las alturas.

Su situación en Latinoamérica

Argentina y Chile son los países con más avistamiento de cóndores. Según, este análisis, hay unos 2.000 ejemplares que cruzan cada día la cordillera puesto que tienen su nido en Chile y se alimentan en Argentina.

En Perú, el cóndor andino está presente en ambos lados de la cordillera de los Andes, pero también en la costa, desde Ica hasta Tacna, en el sur, y desde Piura hasta Lambayeque, en el norte.

Conocer su hábitat y puntos de vuelo es importante para que cada país implemente programas de protección que le permitan a esta ave simbólica mantenerse por muchos años más.

Los especialistas de este estudio destacan que si una especie se extingue se puede recurrir a estos animales sanos que están en los zoológicos para reintroducir la especie o suplementar poblaciones que lo requieren. Pero, no se debe pensar en eso si aún hay esperanzas para el cóndor.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

Argentina: Alertan por una nueva invasión de enormes tucuras

Productores del norte de Córdoba están preocupados por los daños que provocan estos insectos ...

zorro

¿Qué debemos hacer al ver animales silvestres cerca de áreas urbanas?

A causa de los incendios forestales, se comenzaron a observar animales silvestres cerca de ...