Colombia: Osezno de anteojos de Cundinamarca estaría en peligro por turismo

El avistamiento de un osezno de anteojos perdido, durante el fin de semana, en las inmediaciones de la vereda de Quisquiza, del municipio de La Calera, sería una nueva señal de las consecuencias que está provocando la avanzada de los humanos en zonas en la que suele vivir este mamífero.
 

El hecho provocó que las autoridades de ese municipio alertaran a los pobladores para evitar que la cría del oso sufra agresiones o sea ultimado por cazadores, como ocurrió en enero del 2016 en la vereda El Arenal de Junín, hecho por el que fue condenado un campesino del municipio a cinco años de privación de la libertad; o como sucedió hace tan solo dos semanas, cuando un oso adulto fue baleado entre las zonas de Quebrada Blanca y Chinia en Fómeque. 
 
“Por favor, no hacerle daño. Ya estamos con todas las autoridades haciendo lo pertinente para buscarlo. Le pedimos a la ciudadanía que tengan mucho cuidado con el animal, que no hace daño ni ataca”, advirtió la alcaldesa de ese municipio, Ana Lucía Escobar. 
 
La Corporación Autónoma Regional (CAR) de Cundinamarca también se unió al llamado para proteger al cachorro de oso.
 
“Que los cazadores no se atrevan a hacerle daño al ejemplar del oso andino que está desplazándose. Y hago un llamado a la ciudadanía para conformar un cordón de seguridad que evite la acción delincuencial de la cacería”, dijo Néstor Franco, director de la CAR.
 
De acuerdo con esa entidad, las actividades de turismo e incluso los recorridos que hacen en la zona deportistas extremos y hasta motociclistas han provocado que los osos se asusten y huyan de las zonas en las que suelen vivir. 
 
Sin embargo, en La Calera afirmaron que en esa zona de Quisquiza se hacen excursiones de bajo impacto, como caminatas.
 
“Esta vereda es de bastante interés ecológico, por lo que se hacen algunas actividades de turismo, pero es más contemplativo y de apreciación del tema ambiental, especialmente senderismo”, dijo Daniel López, secretario General y de Gobierno de ese municipio. 
 
(Además: Van tras los responsables de matar a oso Andino en Chingaza)
 
Aunque reconoció que a veces hay recorridos de cuatrimotos o buggies en la zona: “Pero realmente es muy poco”, reiteró López.
 
 

Tags: