Mendoza: veterinarios canadienses analizarán el estado del Oso Arturo

Luego de un intenso reclamo y reiterados pedidos de distintos grupos ambientalistas para que el oso polar Arturo sea trasladado a Canadá, el secretario de Medio Ambiente, Marcos Zandomeni, accedió para que en un mes el Zoológico sea visitado por especialistas de Assiniboine Park, de Winnipeg, en Manitoba, conocido por rescatar a otros plantígrados en el resto del mundo.

 
La noticia trascendió a través de Twitter. “En octubre vienen veterinarios de Canadá para evaluar su traslado”, escribió el funcionario el lunes en medio de una seguidilla de comentarios sobre el llenado del lago del Parque. El anunció sorprendió a muchos de sus seguidores, que no esperaban tan repentino cambio de pareceres.
 
“Amigo Zandomeni, gran alegría de la gente, 27.000 firmas en internet y 15.000 en la calle lo esperan”, le retrucó irónicamente desde la red social uno de los miembros de Ecológicos Unidos, la organización que más fuerte se plantó en la iniciativa de cerrar el Zoológico y que luego de la muerte del oso polar Winner del Zoo de Buenos Aires, tomó la vida de Arturo como bandera.
 
Meses atrás, desde el Gobierno no había ninguna voluntad de recibir a los extranjeros del país del Norte y se rechazaba cualquier intento de modificar las condiciones que rigen en el Zoológico local, incluido el traslado del oso. Oportunamente consideraban tal exigencia como una falta de respeto, argumentando que es un animal muy grande y las condiciones de moverlo son muy riesgosas.
 
“Se hacen todos los esfuerzos para que el animal viva en las mejores condiciones: tiene una playa, telas media sombra, dormitorios con aire acondicionado, come carnes y recibe vitaminas. Se invierten $8 mil por mes para que Arturo viva bien”, dijo Zandomeni en abril cuando los ambientalistas llegaron con la propuesta de cambiar su hábitat.
 
Una pieza valiosa
Norberto Filippo, director del Zoológico, volvió a insistir ayer en que el oso está muy bien atendido, “no está sufriendo ni mucho menos, la gente tiene que estar tranquila porque Arturo vive una muy buena vida”.
 
También aclaró que la confirmación de aceptar la visita de los canadienses no tiene que pensarse como aceptación de su mudanza.
 
“Atendemos el reclamo, y por eso abrimos las puertas para que vengan a ver al oso polar. Pero no olvidemos que este animal es parte de la colección del Zoo y un patrimonio de la provincia valuado en 800 mil dólares”, sentenció Filippo, advirtiendo que no será fácil la posibilidad de que sea removido a la reserva de Winnipeg tal como quiere la organización Ecológicos Unidos.
 
El director aprovechó para contar que a partir de su gestión se está trabajando intensamente en varios pedidos consignados por la comunidad y que en muy poco tiempo ya son importantes los avances alcanzados. Entre estos destacó el cambio de paradigma de la institución, de una concepción victoriana que piensa a los animales enjaulados hacia el deseo de grandes recintos naturales.
 
También señaló que se han refuncionalizado muchos espacios, se reconstruyeron los baños, y se acoplaron altoparlantes y cámaras de seguridad en todo el perímetro.

Uno Mendoza

Tags:

Esto tambien te puede interesar