El exgobernador Arnold Schwarzenegger emprende una cruzada por el medio ambiente

El actor Arnold Schwarzenegger, también exgobernador del estado de California ha vuelto a la política activa por la vía verde. La protección del medio ambiente y la reducción del cambio climático son sus nuevos compromisos primordiales. En segundo lugar, muy cerca, está el relanzamiento de su carrera de actor, informa El País.

 
“La lucha contra el calentamiento global es mi cruzada, y no la abandonaré nunca”, decía hace unos días en una cumbre climática con el presidente francés François Hollande, tras pasear su casi metro noventa en un minicoche eléctrico. Poco le importa que esa imagen del Gobernator en minicoche produjera risas por medio mundo. Es parte de su misión y no va a parar hasta completarla. Además, no es la primera vez que se enfrenta a risas, bromas y escepticismos sobre sus decisiones.
 
La primera vez fue de adolescente. Su padre Gustav, miembro del Partido Nazi, quería que su hijo pequeño fuera policía como él. Schwarzenegger eligió el culturismo y el título de Mister Universo fue “su billete de entrada en América”. Cuando este musculado y bronceado campeón de las playas de Venice decidió ser actor, nadie en Hollywood podía creerlo. Se reían de su cuerpo, de su fuerte acento austriaco y de su impronunciable apellido. Pero entonces llegaron Conan el bárbaro y Terminator, y se convirtió en una máquina de arrasar taquillas. Amasó una buena fortuna que le permitió gastarse más de 40 millones de dólares (más de 32 millones de euros) en su campaña para Gobernador. La penúltima vez que el mundo se reía de él.
 
Ganó, y fue reelegido una segunda vez. El sueño americano llevado al extremo. No solo pasó de la nada al todo, se reinventó a sí mismo una y otra vez. Exactamente lo que está repitiendo ahora. Cuando en 2011 abandonó el cargo político, su mujer Maria Shriver le pedía el divorcio al descubrir que el actor había tenido un hijo con una empleada de su hogar, nacido unos días después que el segundo de la pareja.
 
Pero Schwarzenegger ha sobrevivido al escándalo (con un divorcio millonario que parece cerrarán esta Navidad), ha retomado su carrera en el cine de acción —a pesar de ser “mucho más difícil cuando tienes 66 años”, ha dicho—, con una nueva película de Conan y una aparición en la próxima Terminator; y ha redirigido su vida política hacia el compromiso verde.
 
El actor acudió a la pasada cita climática en París como presidente del R20 Regions of Climate Action, la ONG que él mismo fundó en 2010 junto a otros líderes globales, cuando empezó su cruzada medioambiental. Como Gobernador de California ya había demostrado su compromiso promoviendo leyes que redujeran la contaminación y ahora su objetivo es el mundo entero. Ese paseo en minicoche fue solo la primera de muchas paradas que hará hasta diciembre de 2015, cuando se celebre en París la Cumbre del clima de la ONU. Irá paso a paso, acuerdo tras acuerdo, volverá a París en un año, y, como ha prometido, dará un golpe para conseguir un pacto global de reducción de la emisión de gases. Terminator se ha reprogramado y no hay dudas de que cumplirá su nueva misión

Tags:

Esto tambien te puede interesar