Urbanismo ecológico

El urbanismo adquiere el calificativo de ecológico cuando pasa por el tamiz de un conjunto de restricciones (condicionantes e indicadores) que parametrizan el grado de acomodación de un determinado planeamiento, y también de un tejido consolidado, a un modelo intencionado de ciudad más sostenible en la era de la información.

 
Este modelo de ciudad más sostenible es compacto en su morfología, complejo y denso en conocimiento en su organización, eficiente y “sin” impacto metabólico y cohesionado socialmente.
 
A modo esquemático, el Urbanismo Ecológico aplica los siguientes principios:
 
01. Proximidad
02. Masa crítica de población y actividad
03. Ciudadano, no peatón
04. Transporte alternativo
05. Habitabilidad del espacio público
06. Complejidad urbana
07. Dotación de espacios verdes y biodiversidad
08. Autosuficiencia energética
09. Autosuficiencia hídrica
10. Autosuficiencia de los materiales
11. Adaptación y mitigación al cambio climático
12. Cohesión social
13. Acceso a la vivienda
14. Dotación de equipamientos
15. Gestión y gobernanza
INSTRUMENTOS DE ORDENACIÓN DEL URBANISMO ECOLÓGICO
 
El Urbanismo Ecológico posee dos instrumentos principales para ordenar el territorio: la Supermanzana y el urbanismo en tres niveles:
 
La Supermanzana, una nueva célula urbana, viene definida por un área de aproximadamente 400×400 metros, por cuyo perímetro circula la motorización. Su interior, en el que se engloban varias manzanas, queda liberado del vehículo de paso y del transporte público. La velocidad se limita a un máximo de 10 Km/h, lo que permite el desarrollo de todos los usos y funciones del espacio público, sin restricciones.
 
El urbanismo en tres niveles (altura, superficie y subterráneo) proyecta tres planos con el mismo detalle y la misma escala que los urbanistas proyectan el Plan Urbanístico en superficie, permitiendo redistribuir las funciones que actualmente se encuentran en superficie: las cubiertas están vinculadas a la biodiversidad, la energía y el agua. El subsuelo se vincula a los servicios, la distribución urbana, el aparcamiento, la movilidad masiva de pasajeros, al ciclo del agua y a la gestión de la energía. El suelo se relaciona con los usos, la funcionalidad y el espacio público.
 
LOS RESTRICTORES DEL URBANISMO ECOLÓGICO
 
El Urbanismo Ecológico incorpora dos restrictores principales: la eficiencia y la habitabilidad. Estos restrictores son condicionantes que se deben cumplir para que la ciudad, además de sostenible, sea agradable y atractiva para la ciudadanía que vive en ella.
 
La eficiencia está relacionada con la capacidad del sistema urbano para, con una organización y actividad compleja, minimizar el consumo de recursos.
 
La habitabilidad trata de aspectos ligados al confort e interacción de los ciudadanos: cohesión social, diversidad biológica, calidad del espacio público, residencia, equipamiento, etc.
 
APLICACIÓN DE LOS PRINCIPIOS DE EL URBANISMO ECOLÓGICO
 
Estos principios se traducen a la realidad de la siguiente manera:
 
Usos urbanos: Se reserva un mínimo de la superficie edificada para ubicar personas jurídicas: actividades económicas, equipamientos, instituciones y asociaciones.
 
Infraestructuras para la movilidad y los servicios: El viario se destina, en su mayor parte, a espacios que permiten el acceso a los residentes, a las emergencias, los servicios y la distribución urbana de mercancías, a una velocidad de 10km/h.
 
Metabolismo urbano: La ciudad según el Urbanismo Ecológico será neutra en carbono y tendrá un alto porcentaje de autosuficiencia energética. Será también autosuficiente en recursos hídricos incluso en un escenario de escasez derivado del cambio climático. Se aplica recogida selectiva y la mayor parte de la fracción orgánica se utiliza para hacer compost.
 
Energía: BCNecologia ha ideado un nuevo sistema térmico de alta eficiencia, basado en la transferencia de energía térmica excedentaria del verano hacia el invierno. Esta energía sobrante se almacena en grandes depósitos de agua enterrados, que mediante una bomba de calor aporta hasta el 100% en climatización y agua caliente sanitaria (ACS). Este sistema se llama SCACS (Sistema de Calefacción y Agua Caliente Sanitaria).
 
Espacios verdes y biodiversidad: En el Urbanismo Ecológico, la ordenación del verde urbano se diseña para atraer avifauna, conseguir una ciudad más permeable a los elementos naturales y ofrecer espacios verdes de relación a la ciudanía.
 
LA EVALUACIÓN DE LA PROPUESTA
 
BCNecologia ha desarrollado un certificado de urbanismo con criterios de sostenibilidad. Este certificado evalúa el Urbanismo Ecológico y determina el grado de acomodación de la propuesta en relación al modelo de ciudad más sostenible.
 
Ámbitos evaluados:
 
A1. Ocupación del suelo
A2. Espacio público y habitabilidad
A3. Movilidad y servicios
A4. Complejidad urbana
A5. Espacios verdes y biodiversidad
A6. Metabolismo urbano
A7. Cohesión social
Los indicadores, 50 en total, parametrizan cada uno de los ámbitos señalados.
 
GESTIÓN Y GOBERNANZA
 
El Urbanismo Ecológico incorpora, en relación al urbanismo actual, nuevos objetivos que obligan a repensar los mecanismos de gestión y organización para alcanzarlos. Una nueva gobernanza con participación ciudadana se impone en los procesos de planificación, construcción y uso.

Tags:

Esto tambien te puede interesar