sábado, septiembre 24, 2022

El hongo “bueno” que se come hongos “malos”

Más leídas

Trichoderma. Ese es su nombre. Un hongo. Simplemente eso. Está en el suelo, en la tierra roja de Misiones (esa misma que contiene lateritas cargadas de óxido de hierro y de ahí el color que la hace tan característica). Y Trichoderma se ha transformado -gracias a la investigación aplicada- en un biofertilizante, esto es: promotor del crecimiento y biofungicida. Una especie canibalismo interno: hongo (bueno) que come/elimina hongos (malos).

Más para el suelo y mejores plantas: más sanas, más fuertes y sin efectos colaterales.

¿Cuáles son las producciones locales que serán beneficiadas, en principio? Todo lo que tenga que ver con lo que se lleve a la boca: yerba mate, té, hortalizas.

¿Cuáles son las metas a continuación? Llegar al resto del país.

Misiones acaba de certificar ante el Senasa el Bioplus como un producto aprobado. Es un biofertilizante con base en el Trichoderma asperellum y desarrollado, experimentado, aprobado y elaborado en la BioFábrica.

Luciana Imbrogno, miembro de la subsecretaria de Desarrollo y Producción Vegetal del ministerio del Agro y la Producción de Misiones y gerente de la Biofábrica, es clara al respecto: “Este registro es un hito. Porque si bien hasta ahora se venía distribuyendo el producto a pequeña escala y a modo experimental, a partir de ahora, se habilita a la Biofábrica a hacer una producción masiva y a escala del mismo y sustituir productos fitosanitarios de síntesis química para remplazarlo por éste, un producto biológico desarrollado a partir de un hongo que está en el suelo misionero y que lo que hacemos es aislarlo, evaluarlo y multiplicarlo y, finalmente, transformarlo en un producto que puede ir a las chacras misioneras”.

El nuevo biofertilizante fue presentado por el Ministerio del Agro y la Producción junto a la Biofábrica de Misiones, durante el primer encuentro de la Mesa Nacional de Productores de Insumos Biológicos. Por medio del mismo, dieron a conocer los avances de la provincia en lo que refiere a la producción y promoción de insumos biológicos y orgánicos para la agricultura.

  Perú: Una ruta amenaza un parque nacional en plena selva

“Por un lado tenemos los bioinsumos y por otro los insumos orgánicos. No son lo mismo. Consisten o son producidos por micro o macro organismos. Los orgánicos no tienen por qué ser biológicos. Hay como una confusión en esto. Es bueno que se haga la distinción. Y los insumos que elabora la Biofábrica son biofertilizantes, biofungicidas y bioinsecticidas”, aclaró Imbrogno.

Bioplus

Bioplus es un fertilizante hecho a base de cepas nativas del hongo trichoderma asperellum que permite una mayor protección y desarrollo de la planta, y está recomendado para plantaciones de yerba mate, tabaco y hortalizas.

Su presentación en forma granulada convierte -en un contexto en el que la sanidad vegetal cobra especial relevancia en la agricultura- al hongo Thichodema en la solución ideal para prevenir problemas.

La aparición de plagas y enfermedades emergentes es cada vez más virulenta. Además, estas responden peor a los tratamientos tradicionales.

Aquí, optar por el hongo trichoderma supone una alternativa eficaz que, además, garantiza la seguridad alimentaria y ambiental.

Las trichodermas actúan en la planta y destruyen la pared celular de hongos patógenos por medio de las enzimas y antibióticos que expulsan al medio. A ello se suma la parasitación y eliminación de hifas de hongos (especies de hilos que salen de los hongos).

Caminos marcados

Al enfatizar “marcamos caminos”, el ministro del Agro y la Producción de Misiones, Facundo López Sartori, puso de relieve que se va en camino a un cambio de paradigma. “Esto engloba la utilización de insumos para la producción primaria aplicando el concepto de sostenibilidad. Lo hacemos porque estamos convencidos que desde nuestro rol podemos encauzar políticas públicas que acompañen estos procesos. Nos ponemos metas y este año vamos a llegar a entregar unos 500 mil litros de fertilizantes orgánicos, además, continuaremos trabajando con los productores para que implementen estos insumos de probada eficacia en diversos tipos de cultivos”.

  El Gran Chaco, uno de los principales frentes de deforestación a escala global

“Los productos con los que se viene trabajando han sido testeados desde 2020 –agregó López Sartori- y demostraron su eficacia tanto en la precocidad de la producción como en la incidencia en la disminución de plagas dañinas para el cultivo. Sin embargo, nada de esto puede ser posible sin la creación de espacios como la Biofábrica donde se aplican, con tecnología de avanzada, promoción de insumos biológicos y orgánicos para sustitución de lo químico en las chacras. También de una planificación con programas que doten de información y muestreo con el fin de ejecutar estos productos sustentables que no son tóxicos, ni generan residualidad”.

Imbrogno recuerda que hace unos diez años integró una delegación que viajó a Cuba. Y como en la isla no tienen asistencia de las grandes multinacionales tuvieron que recurrir a su propia producción de bioinsumos.

“Desarrollaron sus propios insumos fitosanitarios. Están los biofertilizantes, biofungicidas y bioinsecticidas. Y así abastecen a los productores de cercanía. Y ahí surgió la idea de empezar a producir acá en Misiones en la Biofábrica”. La Biofábrica tiene dos laboratorios: De vitroplantas y de bioinsumos. Y ahora se construye y equipa el de cannabis medicinal. El de la planta biológica está habilitada desde 2018.

Desde la Biofábrica de Misiones, trabajan en este proyecto desde hace muchos años, por lo que el ok del Senasa significó una gran satisfacción después de tantos trabajos de campo, investigaciones, experimentos y ensayos.

El final es el comienzo

Para Imbrogno, hay una política de Estado que está clarísima: “No sólo hablamos de la sustitución de insumos químicos por orgánicos o por bioinsumos (hongos y bacterias) sino que se pretende transición de sistemas agroforestales con un manejo sistémico de las chacras con un manejo más conservacionista: que se apliquen curvas de nivel, que haya cubiertas verdes, la implementación del Manejo Integrado de Plagas y Enfermedades (MIPE), la arborización en yerbales”.

  Por qué compostar puede ayudarnos a reducir nuestro impacto en el planeta

Ahí es donde entra el flamante producto: “Se pone en marcha esta política de Estado, donde uno de los puntos es la sustitución de insumos químicos por orgánicos o biológicos. Pero también se trabaja en la provincia junto con los equipos técnicos y de otros organismos (INTA e INYM) todo el manejo de las chacras con la mirada del agroecosistema o sistema agroforestal. No sólo la sustitución de insumos”.

Bienvenida sea, pues, esta nueva era.

Últimas noticias

Lanchas ecológicas: las baterías de autos eléctricos puestas al servicio de las embarcaciones personales

El astillero austríaco Frauscher ha decidido utilizar las baterías de BMW para su nuevo vehículo acuático.

Noticias relacionadas