España: la enfermera contagiada de ébola admitió que pudo haber cometido un fallo de seguridad

Teresa Romero reconoció que pudo cometer una falla al sacarse el traje de aislamiento, mientras el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, llamó a la ‘tranquilidad’ en un intento por contener el temor generado por el primer contagio detectado en el país y Europa.

 
El médico que atiende a Teresa Romero aseguró que ella misma le confirmó -hasta en cuatro ocasiones- que ‘al retirarse el traje ha habido un contacto de una parte con la cara’. ‘Al parecer los guantes’, indicó Germán Ramírez, del departamento de Medicina Interna del Hospital de La Paz.
 
En sus primeras declaraciones telefónicas a la prensa desde que se supo que está infectada con el virus del ébola, la enfermera indicó que había cumplido con el protocolo.
 
‘Esta confusa, pero es posible que haya tenido ese contacto’, insistió el médico. ‘Pudo ser un accidente’, añadió el facultativo sobre el ‘origen del contagio’.
 
Romero pudo haberse contagiado tras mantener contacto directo con el misionero español Manuel García Viejo, repatriado desde Sierra Leona y fallecido el pasado 25 de septiembre.
 
También atendió a Miguel Pajares, el primer misionero repatriado desde Liberia y fallecido el 12 de agosto.
 
Antes de que la enfermera infectada admitiera el error, la Fiscalía de Madrid había abierto diligencias para determinar las circunstancias en las que se produjo el primer contagio de ébola fuera de África, a fin de determinar si se cometió algún delito contra la seguridad de los trabajadores, que puede estar penado con hasta tres años de prisión.
 
Los compañeros de Romero pidieron que no se la ‘criminalice’, al tiempo que los sindicatos del Servicio Madrileño de Salud denunciaron que no han recibido la formación adecuada para tratar con pacientes con ébola y exigieron responsabilidades políticas, en primer lugar la dimisión de la Ministra de Sanidad, Ana Mato. y que se revisen los protocolos y el material utilizado.
 
Las críticas están centradas en las fallas e improvisación por parte del Ministerio de Sanidad así como a una “cadena de errores” por la falta de recursos debido a los recortes de presupuesto implementados por el gobierno del derechista Partido Popular (PP) de Rajoy.
 
En una de las entrevistas que realizó la mujer dijo que nadie le dijo que tenía ébola y que se enteró ‘leyendo las noticias’ por el celular. Además, sostuvo que la espera para se trasladada desde el primer hospital al que llegó, en Alcorcón, hasta el La Paz-Carlos III fue muy larga.
 
Según el consejero de Sanidad de Madrid, Javier Rodríguez, cuando Romero acudió por primera vez al médico con síntomas de fiebre ‘ocultó’que había atendido a los religiosos con ébola.
 
Ante la crisis generada por el contagio Rajoy pidió “tranquilidad” a la población y “confianza” en los profesionales que están trabajando para evitar la propagación del virus.
 
“Estamos adoptando todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los ciudadanos de nuestro país”, subrayó, por su parte, Mato, quien descartó dimitir.
 
Desde que España confirmó el lunes que una enfermera que atendió a dos misioneros repatriados desde África había contraído el virus se disparó la alarma en el país y en Europa.
 
La paciente, identificada después de unos días de anonimato, recibió tratamiento de inmediato y las autoridades sanitarias establecieron un cerco de control sobre su entorno así como de otros profesionales que también atendieron a los dos religiosos, ambos fallecidos.
 
Cinco personas se encuentran asiladas en el Hospital La Paz-Carlos III de Madrid con riesgo de haber contraído el virus, y más de medio centenar (54) están siendo monitoreadas, según informó España a la Unión Europea (UE).
 
El caso que más preocupa al gobierno español es el del marido de la infectada, aunque por ahora no presenta ningún síntoma.
 
Los otros casos no confirmados son el de un hombre que regresó de Nigeria y que dio negativo en el primer test de ébola; una enfermera con diarrea y sin fiebre que también dio negativo -ambos podrían ser datos de alta- y otras dos profesionales con temperatura pero sin alcanzar el límite de los 38,6 grados, indicativos como síntoma de la enfermedad.
 
Rajoy, que compareció en el Congreso de los Diputados, subrayó que los especialistas aseguran que el contagio “no es fácil”, ya que es preciso un contacto con el paciente en fase avanzada de la dolencia, por lo que “hay que mantener la tranquilidad”.
 
Mientras el Ministerio de Sanidad español confía en tener el resultado de la investigación lo antes posible, el Comité de Seguridad Sanitaria de la Unión Europea (UE) se reunió para evaluar si es necesario realizar algún cambio en los protocolos de seguridad.
 
A pesar de que las autoridades sanitarias intentan enviar un mensaje de control, el primer caso de ébola ha generado miedo y gran incertidumbre en España, especialmente entre los profesionales sanitarios y en los vecinos de la enfermera infectada, que reside en Alcorcón, Madrid.
 
Uno de los temas que más preocupaban en las últimas horas era la limpieza del departamento de la afectada, que ya fue efectuada, así como la situación del perro de la pareja, ‘Excalibur’, que las autoridades finalmente sacrificaron pesa a la resistencia del marido de la enfermera y de un grupo de activistas que se volcaron en su defensa.

Tags:

Esto tambien te puede interesar

República Dominicana: Arrestan a dos hombres por depredar el medio ambiente

El Procurador General de la República, Jean Rodríguez, destacó la importancia de proteger el ...

Al Gore sobre el cambio climático: ‘es el mayor reto de la historia’

El exvicepresidente estadounidense y Premio Nobel de la Paz 2007 Al Gore, ha advertido ...