Colombia: el cocodrilo del Orinoco recupera su hábitat silvestre

Declarada oficialmente la primera especie en peligro de extinción en Colombia, el cocodrilo del Orinoco, o mal llamado caimán llanero, está hoy más cerca de recuperar su hábitat silvestre en la región de la Orinoquia colombiana.

 
La sede de la Universidad Nacional en Villavicencio liberará a finales de este mes dos machos y dos hembras en los en los ríos Duda y Guayabero, en el Parque Nacional Sierra de La Macarena.
 
Los cuatro ejemplares estarán controlados mediante un sistema de sensores con conexión satelital para determinar sus patrones de desplazamiento y definir así un plan nacional de repoblación a gran escala que aspira a integrar a los 540 ejemplares en cautiverio que hay en Colombia.
 
“La idea es que se construyan unos lineamientos base en Colombia que sirvan para hacer una liberación controlada”, explicó la directora de la estación Roberto Franco de la universidad, María Cristina Ardila, con la esperanza de que ese plan nacional “se pueda aplicar el próximo año” por primera vez en el país.
 
Catalogado como el depredador más grande de la América Latina continental, el cocodrilo del Orinoco (crocodylus intermedius), puede llegar a medir hasta siete metros de longitud y es una especie endémica de la cuenca del río Orinoco, región enclavada en territorios de Colombia y Venezuela.
 
Pero la belleza de estos animales y sus pieles pronto suscitó la avaricia de los comerciantes, señaló Rafael Anelo, el director de la Fundación Palmarito, dedicado a la cría y al estudio de estos animales junto con la Estación Roberto Franco.
 
“Entre los años 1931 y 1934 se estima que en San Fernando de Apure, uno de los varios centros de acopio de pieles en Venezuela, se traficaban entre 3.000 y 4.000 pieles diarias”, señaló Antelo.
 
De acuerdo con estos datos de comercio de pieles, Antelo estimó que mientras en esa época había en toda la Orinoquia un mínimo de tres millones de estos animales, hoy en día sólo quedan alrededor de unos 1.500 ejemplares en Venezuela y no más de 200 en Colombia.

EFE

Tags: