miércoles, agosto 10, 2022

Los incendios forestales contribuyeron a la peor extinción masiva

Más leídas

Un nuevo estudio sobre la extinción masiva del Fin del Pérmico, que eliminó casi todas las especies de la Tierra, revela que hubo un fuerte aumento de la actividad de los incendios forestales.

El calentamiento y la desecación extremos, favorecidos por las rápidas emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de los volcanes, provocaron incendios forestales en vastas regiones que antes estaban permanentemente húmedas.

En lugar de capturar el carbono de la atmósfera, estos humedales se convirtieron en importantes fuentes de carbono atmosférico, potenciando la tendencia al calentamiento brusco, según publican Investigadores del University College Cork (UCC) y del Museo Sueco de Historia Natural en la revista ‘Palaios’.

Al estudiar los registros de plantas fósiles y carbón vegetal de las cuencas de Sydney y Bowen, en el este de Australia, y de la Antártida (Lambert Graben), los investigadores descubrieron que los humedales fueron perturbados regularmente por los incendios que precedieron al evento de extinción. En respuesta, las plantas habían desarrollado una serie de mecanismos para hacer frente al fuego.

Sin embargo, el grave cambio climático y el pico de actividad de los incendios durante el evento de extinción parecen haber empujado incluso a estas plantas adaptadas al fuego a un punto de inflexión, del que todo el ecosistema no pudo recuperarse durante millones de años.

“Examinando los registros de plantas fósiles del este de Australia y de la Antártida, encontramos una gran abundancia de plantas quemadas, o carbonizadas, a lo largo del período pérmico tardío”, explica el doctor Chris Mays, profesor de paleontología del University College Cork (UCC) y autor principal del estudio.

  Escocia: Científicos descubren un nuevo depredador marítimo prehistórico

“A partir de esta base elevada, la abundancia de carbón vegetal alcanzó un pico prominente justo en la cima de los últimos yacimientos de carbón del Pérmico, lo que indica un aumento importante, pero de corta duración, de los incendios forestales –continúa–. A esto le siguió un bajo nivel de carbón vegetal durante los siguientes tres millones de años del Triásico Temprano. Fue un incendio de finales del Pérmico, seguido de una depresión del Triásico Temprano”.

Los investigadores destacan que, en el mundo actual, los incendios forestales han provocado impactantes extinciones masivas de animales en varias regiones del mundo (por ejemplo, California 2018, 2020, Australia 2019-20).

Al mismo tiempo, el calentamiento del clima mundial ha provocado sequías prolongadas y un aumento de los incendios forestales en hábitats típicamente húmedos, como los bosques de turba de Indonesia y los vastos humedales del Pantanal de Sudamérica.

Estos grandes ‘sumideros de carbono’ –regiones de captura natural de carbono de la atmósfera– son cruciales en nuestra lucha contra el cambio climático. Como revela el registro fósil, sin estas regiones de captura de carbono, el mundo puede permanecer intolerablemente caliente durante cientos de milenios.

“El potencial de los incendios forestales como impulsor directo de la extinción durante los eventos hipertermales, en lugar de un síntoma de los cambios climáticos, merece un examen más profundo. A diferencia de las especies que sufrieron las extinciones masivas del pasado, tenemos la oportunidad de prevenir la quema de los sumideros de carbono del mundo y ayudar a evitar los peores efectos del calentamiento moderno“, advierte el doctor Mays.

Últimas noticias

Con 24 años es el primer ingeniero aeroespacial del país y quiere poner en órbita un nanosatélite en 2023

David Williams se recibió en la Universidad de La Plata en junio y ya integra un equipo de 15 científicos que trabajan en el desarrollo de Cube Sat.

Noticias relacionadas