jueves, junio 30, 2022

Un joven belga crea un oasis de alimentos ecológicos en sólo 15 m²

Más leídas

Arthur Motté ha conseguido crear una impresionante huerta donde cultiva todo tipo de alimentos orgánicos.

Su historia

En el inconsciente colectivo, cultivar una huerta está reservado a las personas mayores, que disponen de tiempo para mantener y cultivar verduras en el jardín.

Desde hace unos años, las huertas están volviendo a aparecer, y aparentemente no hay límite de edad para alimentarse con sus propias verduras.

Arthur Motté es un belga de 18 años que descubrió la jardinería gracias a Alphonse, un anciano de su pueblo. El joven tenía 15 años cuando empezó a aprender del anciano, quería hacer algo por el planeta y crear un mini huerta que le diera sus propias verduras. Tres años después, su huerta de 15 m² está lleno de docenas de variedades de verduras, y todo es orgánico, por supuesto.

El sueño de Arthur

El joven belga, pianista aficionado y amante de los insectos, tiene un sueño, que es “ver ciudades y campos llenos de pequeños huertas”.

Arthur formó, dirigió y creó su propio huerta desde cero. Cultiva con técnicas orgánicas, permacultura, plantación vertical.

Aprendiendo a fuerza de ensayo y error, consiguió cultivar todo tipo de hortalizas, fabricó un hotel para insectos y ahuyentó a las babosas de su huerto con cáscaras de huevo trituradas. Y para hacer realidad su sueño, incluso escribió un libro (Mon petit potager bio sur 15m²), para que todo el mundo pueda reproducir su experiencia.

Una pasión innata

Desde que tiene uso de razón, Arthur siempre cultivó verduras en la huerta de sus padres.

En una de sus últimas entrevistas, explica que su pasión comenzó a los 7 años gracias a su profesor de música, Alphonse, que le llevaba todos los días a su enorme huerta y le explicaba cómo plantar, regar, sembrar, etc.

  Luis Pavesio presentó su primer libro: 'Un planeta lejano llamado tierra'

Ver cómo una semilla se convierte en una flor o en una hortaliza era fascinante para el joven, era su fuente de inspiración.

Así que empezó ayudando a su profesor de música, luego se trajo unas cuantas plantas que plantó donde pudo en casa.

En 2016, Alphonse murió y el joven quiso continuar la aventura, así que pidió a sus padres su propia huerta, que le regaló un pequeño terreno de 3 por 5 metros, que bautizó con el nombre de Le Potager d’Arthur.

La permacultura

En su pequeño espacio, Arthur instaló un «mini-invernadero» para hacer sus semilleros. Y como tiene un espacio muy reducido, se vio obligado a imaginar técnicas de «ahorro de espacio» para cultivar sus verduras.

Por ejemplo, ha instalado rejillas en las que cultiva tomates, capuchinas y pepinillos.

Para las judías, construyó estructuras verticales de bambú en las que las hortalizas «trepan» y cuelgan.

Cuando el invernadero no se usa para los semilleros, se convierte en un pequeño paraíso para las especies extrañas que necesitan calor, como los kiwanos o los cucamelones.

El joven anima a los principiantes a «empezar poco a poco» para no dejarse desanimar por las malas hierbas.

Un balcón, una terraza, todo sirve para cultivar si te apasiona.

- Publicidad -
Últimas noticias

Geólogos encuentran un misterioso canal subterráneo que comunica Galápagos con Panamá

Un túnel de 1.609 kilómetros bajo la superficie terrestre que conectaría las Islas Galápagos con Panamá y por el que fluye magma de extremo a extremo

Noticias relacionadas