Córdoba: el reciclado creció el 316% en 2022 y fue récord

Más leídas

El reciclado de materiales en la ciudad de Córdoba se incrementó el 316 por ciento en 2022, ya que se recuperaron 13.047 toneladas de residuos a través de distintos programas que impulsan la Municipalidad y el ente municipal Coys.

En 2021, se habían reciclado 3.136 toneladas, mientras que fueron 2.541 de 2020 y 3.984 toneladas en 2019. El año pasado hubo un fuerte incremento en la cantidad de materiales, principalmente por el impacto que tuvo el pleno funcionamiento del Centro de Transferencia de Residuos (CTR) Rancagua, que aportó 7.628 toneladas.

El CTR es administrado por el Coys, pero lo gestionan cooperativas de recicladores. Está ubicado en la intersección de avenida Rancagua y Circunvalación, en el norte de la ciudad. El predio era un basural a cielo abierto, y fue transformado en una planta que recibe todo tipo de elementos, que se pueden descargar de manera gratuita en distintas bateas.

Así, llegan escombros, restos de poda, metales y voluminosos, como heladeras o lavarropas en desuso. Se puede acceder de manera gratuita, por lo que se evita que esos desechos terminen arrojados en la vía pública.

Según los datos del Coys, en 2022 salieron de Rancagua 4.762 toneladas de escombros, que antes terminaban en basurales y que fueron utilizadas como material de relleno. Otras 1.359 toneladas de scrap (desecho no reutilizable) se derivaron a valorización energética.

Otras 361 toneladas de restos de poda se chipearon para su uso en jardinería o compostaje y 282 toneladas de chatarra se volcaron al mercado de metales; también 103 toneladas de neumáticos fuera de uso, entre otros materiales.

Los otros programas del Coys también crecieron y ya superan a 2019, el último año previo a la pandemia de Covid-19, que afectó notoriamente al reciclado por la caída de la actividad comercial y por las restricciones que se aplicaron para detener los contagios.

El año pasado, los centros verdes salieron, de los seis centros verdes que hay en Córdoba, 1.857 toneladas de materiales, un 37,5 por ciento más que en 2021, cuando se registraron 1.351 toneladas.

A los centros llegaron 654 toneladas de residuos secos para su clasificación a través del programa Ecoaliados, por el cual empresas separan desechos y los derivan a estos sitios.

También ingresaron 629 toneladas provenientes de los ecopuntos: unos 90 contenedores y campanas ubicados en distintos lugares de la ciudad adonde los vecinos pueden llevar materiales reciclables.

Además, llegaron 30,6 toneladas que se recogieron en distintos eventos, mientras que la recolección diferenciada aportó el resto: 543 toneladas, una cifra que es la más preocupante debido a que se trata de un sistema expandido por toda la ciudad, pero que no logra funcionar de manera adecuada, como ya lo mostró La Voz en un informe de noviembre pasado.

Las ventas de los materiales de los centros verdes significó un ingreso de 66,7 millones de pesos, cifra que también fue récord más allá de la inflación. En 2021 fueron 28 millones, mientras que en 2020 fueron 7,8 millones y en 2019, casi cuatro millones de pesos.

El otro camino que también mostró una recuperación notable es el sistema del área central, que se ocupa del reciclado de los materiales celulósicos, como cartón y papel. El año pasado contabilizó 3.562 toneladas, prácticamente el doble que en 2021 y superando los registros prepandémicos: en 2019 se habían contabilizado 3.275 toneladas.

Es que esta vía depende exclusivamente de la actividad económica en el Centro, por lo que la pandemia había causado una baja importante. Pero también se aplicaron nuevas modalidades, con mejoras en los recorridos que permitieron incrementar la cifra.

QUÉ SE ESPERA PARA 2023

La titular del Coys, Victoria Flores, destacó la importancia del CTR Rancagua para aumentar la cantidad de reciclado. “Los vecinos necesitan dispositivos de cercanía, porque muchas veces no están cuando pasa la recolección diferenciada. Eso se nota en los ecopuntos, y más sensiblemente por los volúmenes en el CTR de Rancagua”, afirmó.

“El vecino empezó a creer en el reciclado y se puso las pilas”, opinó la presidenta del ente municipal.

Sobre el Centro de Transferencia, Flores también destacó que se eliminaron en gran número los basurales que se encontraban a poca distancia de Rancagua, como otro de los efectos.

Para este año, Flores sostuvo que espera un crecimiento del reciclado en el orden del 30 o del 40 por ciento. Pero se trata de un número modestísimo si se tiene en cuenta que la empresa Caminos de las Sierras está construyendo otro CTR en Villa Unión.

Y hay otros dos en carpeta: uno en la zona sudeste y otro en la zona oeste.

También se espera el impacto que tendrán los recicladores que comenzarán a trabajar en circuitos comerciales como el Cerro de las Rosas, que aportarán lo suyo.

Últimas noticias

Ámsterdam es la ciudad más sostenible del mundo

El Índice de Ciudades Sostenibles 2024 ubica a Ámsterdam en el primer lugar como la ciudad más sostenible.